dormir en federica and co



¿Una casa, un hotel? Una tienda? Una cocina?...

Cuando hace dos años y medio pusimos nuestra mirada sobre esta casa de Indianos del principios del siglo XX que llevaba cerrada mas de 16 años, no sabíamos en que la convertiríamos. No teníamos una idea concreta, ni un plan y veníamos derrotados de Madrid, agotados y con mucho miedo de haber comenzado esta nueva aventura lejos de todo.

 

Pensamos que podía ser nuestra oficina, estudio y también almacén para la nueva tienda online... Pero muy pronto vimos esa cocina abandonada y oscura en el lugar perfecto para realizar nuestros cursos de cocina… Visto nuestro amor por la materia prima y el jardín tan grande del que disponíamos, llego rápidamente la huerta; el salón de 35 m2 nos pareció mágico, pequeño e imperfecto, para servir aperitivos, comidas, alguna cena secreta para pocos y degustar los platos preparados en los Cursos…

Y cuando arreglamos el baño y las habitaciones, pensamos: “Porque no tener unas habitaciones donde los que vienen a visitarnos de lejos puedan disfrutar de una estancia como si fueran nuestra familia o amigos, que tras un baño en la playa y una comilona, pudiesen subir a sus aposentos y descansar, sin que piensen que están en un hotel ni tan independientes como si estuvieran en una casa rural? …

Siguiendo nuestro instinto y nuestro corazón, fuimos transformando esta casa en  “La casa de Federica & Co” donde todo puede ocurrir y donde todo enamorado de la vida de campo y de una buena comida siempre tiene un hueco y un lugar. Lo que si queríamos y teníamos muy claro es que fuera cual fuera el resultado final, tenía que ser como si abriéramos las puertas de nuestra casa, sin serlo, pero con todo el cariño que ello presupone cuando acoges unos amigos y cuidas su visita hasta el mínimo detalle.

 

Al igual que ocurría en mi casa en Roma (yo soy Romana) los amigos venían a comer sin avisar y la casa se llenaba de risas y recetas:  al tener muchos frentes abiertos y ocuparnos de muchas líneas a la vez, y al sentir este proyecto como la mejor manera de atender personalmente a todos los huéspedes y disfrutar de las visitas, le sacamos el mayor partido a esta pequeña casa, que trabaja con un pequeño equipo y que cada día aprecia mas la expresión “menos es mas”.

Atendemos pues, de una manera muy familiar, cercana y natural, y nos sentimos orgullosos que haya en el mundo personas que como tu, han seguido nuestra aventura y que se interesan por quedarse con nosotros.

Es un lugar para amantes de la cocina, de los fogones encendidos, de las charlas alrededor de una mesa, para quienes quieran vivir una experiencia ligada al amor por la cocina, por la materia prima y el producto seleccionado de todos los lugares mas especiales que podamos imaginar pero tratados de una manera simple, natural y casera.

 

Nos encantaría que los que disfrutaran de nuestro rincón entendieran nuestra filosofía, nuestra manera de entender la vida y el cariño que le queremos dar a todos los que quieran compartir con nosotros nuestro mundo: a veces hay caos, a veces mucho silencio y tranquilidad, otras veces el cansancio nos puede y hay tensión, y muchas otras la alegría invade cada rincón! Nuestro trabajo es nuestra vida y como ésta misma, a veces brilla y otras veces tiene sombras, pero ante todo ponemos el corazón por delante.

 

Por lo tanto, somos una casita que me gusta llamar Cottage, donde celebrar nuestro amor por la materia prima y donde todo gira en torno a la cocina, sea para degustar platos de temporada sea para aprender, pero desde luego es para amantes de la naturaleza, de los animales y del buen comer! Trabajamos muy duro y de sol a sombra, pero también abrimos un vino, catamos un queso del norte de Italia, recogemos algo en la huerta mientras alguna música suena alta por la casa.. Somos una casita donde sentir la palabra hogar en cada rincón, sin pretensiones.

 

Dormir en Federica And Co

Federica & Co se parece un pequeño Bed & Breakfast: en la primera planta tenemos tenemos 3 habitaciones, 1 baño completo y un pequeño salón privado donde nuestros huéspedes pueden encontrar el descanso y la tranquilidad del campo.

Somos un proyecto muy familiar, llevado por nosotros y pensado como si se tratara de venir a nuestra propia casa: no es un restaurante, no es un hotel.. Pero tenemos habitaciones que conviven con el peculiar mundo que nos rodea, que se mezcla con los fogones, que conserva en el aire las horas en la cocina, que recibe la visita de curiosos y clientes y que siempre está vivo y en movimiento como tienda y espacio abierto.

 

Las estancias, que cuidamos como si se tratara de nuestra propia casa, están pensadas para el descanso y el disfrute: muebles antiguos, sabanas de lino, flores frescas, algún aroma a higo, una bañera donde relajarse con unas velas, luz por todas las habitaciones y el caos que caracterizaba mi casa en Roma donde todos estábamos en medio, hablábamos de todo sin tapujos y disfrutábamos libremente de la vida con todas sus imperfecciones. 

 

Justamente porque no somos ni un hotel ni una casa rural, cada reserva, nos tiene que aportar felicidad y la capacidad de dar lo mejor de nosotros sin enfocarnos en la temporalidad del verano y en la locura de los meses de sol, mas que trabajamos todo el año recorriendo un camino que nos aporta cada día.

Preferimos ser pequeños y por esta razón cada reserva es única y la casa no se comparte, aunque seáis 2 solo estaréis alojados vosotros dos (esto explicaque debido a nuestra pequeña capacidad tengamos muy poca disponibilidad en fines de semana)

 

Solo cogemos una reserva por noche y por familia o grupo, por lo que seáis 2 o 6 disfrutareis del espacio para vosotros solos. 

 

Con este fin, hemos establecido unos precios por noche con capacidad de mínimo 2 personas hasta un máximo de seis personas y por supuesto, queremos que cada cliente disfrute de la casa y de nuestro proyecto como si fuera suyo.

En la primera planta que es privada para nuestros huéspedes (es la única zona privada de la casa al igual que la piscina) hay 3 habitaciones dobles: Towanda, Merlin y Blixen (dos mas grandes y una mas pequeña) un baño completo, un pequeño salón “Pan” para huéspedes, una toilette en la planta baja tanto para visitantes, clientes y huéspedes, un amplio jardín de 2 hectáreas lleno de abroles frutales, un huerto, nuestra caótica pérgola donde realizamos eventos, la Piscina decadente y el garaje convertido en tienda de decoración. 


Todas las actividades complementarias a las estancias , salvo participar en unos de nuestros Cursos de Cocina programados que podeís reservar directamente en esta web, se organizan y reservan directamente a través nuestro y el correo: reservas@federicaandco.com. Escribirnos y os informaremos de todas las opciones!

 

¡Bienvenidos a nuestro mundo!

 



prueba
145€ - 165€ Noche

HABITACIÓN TOWANDA

Esta habitación lleva el nombre Towanda por ser un himno dedicado a la perseverancia, a la superación y la fuerza. Una oda a la vida. El papel pintado de flores “Peony” de Laura Ashley Madrid en colores magenta, rosas amaranto y coral, decora y envuelve la estancia como si se tratara de una pequeña cueva de aire florentino que se combina con los muebles y accesorios que pertenecieron a mi madre Rita.Su cama, el cabecero con tela brocada de Mastro Raphael y la mesilla de noche en terciopelo rojo.
La cama, vestida con sabanas bordadas de lino alsaciano antiguo y de la maravillosa casa francesa Linge Particulier, detalles pensados para crear un ambiente familiar y acogedor, recordando nuestra filosofía: simple y hogareño. Fragancias de nardo e higo que se mezclan con nuestras flores frescas de temporada convierte nuestras pequeñas habitaciones en un refugio donde la palabra hogar significa sentirse como en casa.

La habitación Towanda de 16 m2 esta compuesta por una cama de matrimonio de 150 x 200.Dispone de dos terrazas y balcones que dan a nuestro jardín,tiene una ocupación máxima 2 personas, habitación no apta para cunas de bebes.


+INFO Y RESERVAS

145€ - 165€ Noche

HABITACIÓN MERLIN

Cada habitación fue pensada para contar su historia particular. Sus nombres provienen de la pasión y el amor por nuestros recuerdos. Desde siempre he sentido fascinación por la leyenda del mago Merlín. 

El azul cobalto es nuestro color favorito y como dijo Miguel cuando llego el papel de Laura Ashley Madrid y nos dispusimos a colocarlo en las paredes: “Estos son los pájaros del Paraíso, así los conozco yo”. Dedicada no solo al mago pero también al mar, los colores blancos y azules se complementan para invitar al descanso , mezclados con las piezas de mobiliario antiguo que buscamos por Europa. No olvidamos las flores frescas de nuestro jardín acompañadas por nuestra vela de higos y nardos .Esta es la habitación mas grande de la que disponemos.

Habitación de 16 m2, decorada en colores azules y blancos, con aires nórdicos y muebles franceses y suecos gustavianos, esta compuesta por dos camas de 90 x 200 y dispone de una terraza con balcón que dan a nuestro jardín.Tiene una ocupación máxima de 2 personas. Habitación apta para cunas de bebes. 

 

+INFO Y RESERVAS

prueba
habitacion blixen federica and co
145€ - 165€ Noche

HABITACIÓN BLIXEN

Cada habitación fue pensada para contar su historia particular. Sus nombres provienen de la pasión y el amor por nuestros recuerdos.Aunque esta es la mas pequeña de nuestras estancias, es acogedora y luminosa, y nos traslada directamente al tiempo en el que vivimos en África. Yo en Botsuana, Jaime en Kenia.

La llamamos Blixen en honor a la escritora pero sobre todo, por honrar esa magia que solo los que han pisado suelo africano han podido sentir. Una oda a su cultura, a su historia, a su serenidad y a su capacidad de reescribir la historia.La primera vez que ves un amanecer africano con su sol imponente, descubres y percibes el origen del mundo.Ideado para que se vistiera con colores tierra y ocres, decorada con telas antiguas bordadas de principio de siglo, papeles de Laura Ashley Madrid y nuestros muebles antiguos.

De 10m2 es la mas pequeña y acogedora de las tres. Esta compuesta por dos camas de 90 x 200, mesilla de noche de terciopelo mostaza, butaca Florentina años 60 y armario de madera natural.  Tiene una ocupación máxima de 2 personas.  No apta para cunas de bebes


+INFO Y RESERVAS


Volver arriba